Entrevista al Lic. Ramón Parellada

Por Luisa Maria  Yax Valle

 

El 19 de julio del año en curso se aprueba con 107 votos, la ley para el fortalecimiento de la transparencia fiscal y la gobernanza de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). En la misma, se regula el secreto bancario en Guatemala, brindando a la SAT la facultad de revisar los ejercicios fiscales de empresas, particulares, etc. Asimismo, se modifica la elección del superintendente, el cual a partir de ahora será elegido por oposición, así como las leyes Orgánica de la SAT, la de Bancos y Grupos Financieros, la del Registro Nacional de las Personas y los códigos Tributario y de Comercio.

El día miércoles 2 de noviembre, se le realizó una entrevista al Lic. Ramón Parellada sobre la ley mencionada anteriormente, tocando algunos puntos específicos para ahondar más sobre la misma, como también tratar sobre la participación de los Estados Unidos en la aprobación de esta

 

Como primer punto, se indagó sobre las intenciones que motivaron a los constituyentes para que se aprobase la ley. A ello, el Lic. Parellada contesta que no era necesaria ni la ley, ni su aprobación. Lo que debería hacerse según la opinión del entrevistado, es simplificar el sistema tributario para que las personas paguen más impuestos y se reduzca la existencia de la economía informal en el país. Para resolver el problema de la evasión fiscal no se deben incrementar los controles, sino bajar las tasas impositivas. Si una de las motivaciones para aprobar la ley fue reducir actividades ilegales como el narcotráfico y/o lavado de dinero, los cuales conllevan a transferencias monetarias en efectivo, esto solamente sucederá cuando se descriminalice la producción y consumo de drogas en el caso del narcotráfico, según Parellada.

 

     Por otro lado, se le preguntó al entrevistado sobre cuales son y cuales serán los efectos secundarios de la aprobación de la ley en Guatemala. Parellada menciona que Guatemala se convertirá en un “infierno fiscal” más que en un paraíso fiscal como mencionaban personas que estaban a favor de que se aprobase dicha ley. Será un infierno fiscal en donde las personas de la SAT podrán tener acceso a cuentas monetarias de todas las personas y empresas, lo cual se podía hacer previo a la aprobación de esta, siguiendo el debido proceso y con una orden de juez. Ahora, queda a discreción de quienes podría utilizarlo para chantajes, delincuentes y personas que podrían hacer mal uso de esta información que tendría y debería ser confidencial y privada. Asimismo, esta ley no debería de haberse aprobado, ya que las consecuencias que trae para Guatemala son negativas en su mayoría, enfatiza Parellada.

 

Finalmente, se le preguntó al entrevistado sobre el rol que jugaron otros países, tanto del continente como de Europa, haciendo énfasis especial en la injerencia de Estados Unidos de Norte América, en la aprobación de la ley. Lo que digan los demás países no debería de afectar las decisiones que se tomen en el nuestro; se deben respetar los principios que tanto defienden en sus países, así como en el nuestro, menciona Parellada al respecto. Sí existió una fuerte presión de EEUU en esta decisión; hubo distintas formas de presionar tales como: amenazas de apoyo y una especie de chantaje por parte del país Norteamericano. Es una vergüenza, que un país como EEUU intervenga en materia de transparencia y mejora fiscal, cuando es uno de los países con más terrorismo fiscal en el mundo. No es un buen ejemplo para una sociedad libre, ya que en múltiples ocasiones ha atacado la soberanía de países como Guatemala, y ha atacado la libertad individual, menciona el licenciado Parellada. Sin embargo, hace mención que no fue solamente presión de EEUU, sino también hubo presión internacional en general.

 

Concluye la entrevista con el énfasis en la desconfianza y los efectos negativos e inmediatos que la aprobación de esta ley tiene y tendrá en Guatemala; minando las instituciones financieras y poniendo en riesgo al sistema bancario, el cual colapsaría por falta de confianza. Si una persona considera que su privacidad e intimidad es violada sistemáticamente por el hecho de poseer una cuenta bancaria, esta procedería a cerrar sus cuentas de ahorro y monetarias. El secreto bancario ha sido y sigue siendo la base de la actividad bancaria. Por lo tanto, el secreto bancario no se debió haber eliminado, recalca el Lic. Parellada.

 

Leave a Reply