La importancia del Programa de Cumplimiento Normativo

En Centroamérica, Panamá y República Dominicana, las leyes actuales contra el lavado de activos y otros delitos relacionados establecen medidas que, de acuerdo al nivel de riesgo, deben implementar las personas naturales o jurídicas que se dediquen a Actividades y Profesiones Financieras No designadas para prevenir ser utilizadas o participar directa o indirectamente en el delito de blanqueo de capitales. 

A tal fin, dichas leyes imponen a las empresas, firmas legales, y a los profesionales, como a los abogados y a los notarios, entre otros, la obligación de reportar determinadas transacciones y de llevar a cabo una debida diligencia de clientes actuales y potenciales.

Las sanciones por incumplimiento a las mencionadas leyes incluyen multas y reclusión de prisión de cuatro a veinte años según el tipo de actuación de la persona natural o jurídica en el o los delitos perseguidos, por ejemplo, por haber participado, haber adquirido, ser cómplice y/o haber asesorado. 

Hasta la sanción de las leyes en materia de prevención de lavado de activos y otros delitos relacionados, estas medidas para prevenir el lavado de activos, recaían solamente en los bancos. 

Sin embargo, al no ser solamente los bancos los sujetos que manejaban dinero, fue necesario controlar también las transacciones que realizasen las empresas, firmas legales y profesionales como abogados y notarios y exigirles que tomasen medidas para conocer quiénes eran sus clientes, contratistas y proveedores y contasen con el respaldo de toda la información necesaria.

Las leyes contra el lavado de activos y otros delitos relacionados son algunas de las normas que toda empresa, incluidas las firmas legales, deben cumplir.

Para un mejor control de su cumplimiento, es aconsejable que todas las normas que les atañen sean incluidas dentro de un Programa de Cumplimiento Normativo o de Compliance, como se denomina en inglés.  Este programa, a ser cumplido por todos los miembros de la organización, tiene que ser creado por un equipo especializado en el tema y que cuente con la mayor cantidad de recursos posible. 

En tal sentido, un Programa de Cumplimiento Normativo deberá contener no solo las normas internas de la empresa o firma legal como pueden ser reglamentos, manuales de marca, código de ética, sino también las normas externas que, de acuerdo a su actividad, industria o sector, jurisdicción donde se encuentre ubicada deberá cumplir junto con aquellas normas que le exijan las partes interesadas sean privadas y/o públicas con las que se relacione al realizar operaciones. 

Es importante que dada la cantidad de normas que podrá incluir el Compliance, el programa diseñe los procedimientos necesarios que aseguren su cumplimiento, que sea supervisado, actualizado e indique los responsables de su seguimiento.   

Esta importancia en el diseño de un Programa de Cumplimiento Normativo radica en establecer claramente las políticas de actuación que serán necesarias para cumplir con todas las normas internas y externas de la empresa y a la vez, para detectar los riesgos por su incumplimiento y su mitigación.  El incumplimiento de estas normas podría ocasionar pérdidas millonarias en las empresas y tanto las firmas de abogados como los profesionales independientes deben estar al día con las novedades legislativas, sus reglamentos y su aplicación para poder asesorar interna y externamente en base a las mismas.  

La legislación y la tendencia actual a nivel mundial en Compliance, muestra un camino a seguir y lleva a tomar conciencia de que el cumplimiento de toda la normativa interna y externa que deben realizar las empresas, firmas legales, profesionales como abogados y notarios, entre otros, no solamente ordena, sino que además brinda una mayor seguridad y transparencia al hacer negocios en la región.    

Guadalupe Martínez Casas – Directora de servicios legales
CENTRAL LAW – Centroamérica, Panamá y Rep Dominicana.